Menu

"Esa parte de lo humano que se convierte en divino, ese fundirse con la creación, y volverse magia creadora, esa búsqueda profunda de entendimiento, da origen al arte que nos teje los tiempos, nos transforma las emociones, nos devuelve otras miradas y transforma nuestras realidades."

Andrea Gutiérrez

"Esa parte de lo humano que se convierte en divino, ese fundirse con la creación y volverse magia creadora, esa búsqueda profunda de entendimiento, da origen al arte que nos teje los tiempos, nos transforma las emociones, nos devuelve otras miradas y transforma nuestras realidades."

Andrea Gutiérrez

Últimas obras

No es sólo el trabajo, la búsqueda, el despeje y despegue, sino también la apropiación y asimilación de lo otorgado.

Detener el tiempo, saborear lo cocinado largamente con la gentileza de una mesa bien servida en abundancia y creatividad al sol del mediodía y, como testigo, un cielo azul y despejado en representación de lo infinito de la unión de la luz y la materia.

En una caja dura vive mi cerebro con sus rutas y avenidas, sus envolturas, sus atmósferas y estratosferas, muy adentro la intuición, una proyección de cómo será mi microcosmos, como serán las estrellas fugaces, esas que se me pierden a cada instante cuando mi mirar está remontando algún cometa, y mi atención se cuelga en universos paralelos.

Camino ligera sintiendo mis pies en el camino como la primera vez, con ese asombro de niña, voy al encuentro de lo simple.

Es imperioso que apropiemos el humano creativo. Para crear se necesita buscar, sumergirnos en el caos de vertientes diferentes, aprender, ordenar, soñar, desaprender y vaciar. Buscar lo que nos interpela, lo que nos invade en la diferencia, lo desconocido, lo indigerible. Probablemente ese ejercicio de búsqueda nos sumerja en un caos no manejable, hasta angustiante a veces, pero pívot necesario para necesitar un orden, un aprendizaje de miradas o puntos de vista que activen los sueños, la imaginación, el propio filtro. Para caer en la cuenta de cuán llenos estamos, soltar lo aprendido y vaciar los contenidos internos. Vaciarse como cuenco, dispuesto a resonar con algo mayor, en unión.

Tiempos acuáticos, de reverencia a la vida, a las emociones, a los encuentros. Buscando otras profundidades, encantando las aguas, uniendo los procesos. Delfines y agradecimientos, azules de azules nacen, y yo sigo observando mucho y pasando nuevas perlas por el hilo del tiempo.

La comunidad en mi cabeza

Acrílico sobre tela | 180x150cm

Flores ascendiendo

Técnica mixta | 180x200cm

Niña pulpo con la cabeza en la mano

Técnica mixta | 130x150cm

Sin título

Acrílico sobre tela | Díptico | 300x120cm

Volando vengo

Serie Resilientes

Serie Resilientes | Acrílico sobre tela | 160x180cm

La Existencia

Serie Resilientes

Serie Resilientes | Óleo sobre tela | 200x200cm

La consciencia y el instinto

Serie Resilientes

Serie Resilientes | Técnica mixta | 200x180cm

Abrazando mi lado acuático

Serie Resilientes

Serie Resilientes | Acrílico sobre tela | 200x200cm

En el camino de la luz, con conciencia de la sombra

Serie Resilientes

Serie Resilientes | Acrílico sobre tela | 200x200cm

Series

“El acuerdo anda desnudo en lo más profundo de nuestra íntima humanidad, esperando un estado de unión, esperando el espacio para darnos nuestra verdad. Y así ser posibilidades infinitas de manifestaciones impensadas”.

Resilientes

La no búsqueda de resultados nos convierte en la posibilidad de viajar hacia la libertad y, poder observar más allá de los ojos físicos, con la mente clara, el corazón abierto, el cuerpo dispuesto y el alma despojada, hace de la pintura un baile en el paraíso.

Caminos maestros

Insisto en buscar la divinidad en toda la creación, insisto en entender la luz, estudiarla, comprenderla y prenderla, entregar soltando el resultado.

Alineación y balanceo

Roles, identidades e individualidades, fundidos en la sola impronta de la captura del momento de interacción, como un mero juego de Alineación y Balanceo.

Soporte humano

La realidad siempre pasa por debajo de cualquier proyección, haciendo malabares para no quedar estática ni presa de interpretaciones.

Las primeras de fin de siglo

Observo sin juicio y suelto lo observado con la comprensión de que otra parte se hace cargo de ese contenido. A cada cosa lo espera su perfecto espacio.

Primeras obras

Abrazarse a la naturaleza, a lo real y a lo irreal, a lo posible y a lo impensado, buscar ese lado de vibración que resuena en la alegría de lo encontrado por sobre la agonía de lo buscado.

Manifiesto

Manifiesto, como nunca antes, un agradecimiento pleno a todo lo vivido, lo dolido, lo amado, lo compartido.
Manifiesto estar en eterno agradecimiento a cada uno de los maestros, clan, amigos y todos los seres con quienes nos construimos. Por cada reflejo, por cada palabra, por cada amor y desamor, por cada conocimiento acercado, mostrado o revelado.
Manifiesto estar agradecida a mi alma y su acuerdo, que tantas veces lejos de mi deseo, siguió su camino.
Manifiesto un amor incontrolable por lo divino en cada ser y por todos los seres recién nacidos.
Manifiesto la unión con la creación, con la partícula divina en mi, con el Espíritu Santo que en mí habita.
Manifiesto mi felicidad de ponerle manos a mi alma y pintar desde ahí, y acercarme a mi encuentro.
Manifiesto la humildad de saberme tan humana e imperfecta y tan divina y tan eterna.
Manifiesto mi vulnerabilidad extrema más allá de mi pretensión de seguridad.
Manifiesto mis ganas a lo simple y lo suave.
Manifiesto mi esperanza infinita, verde esmeralda, luminosa, esperanzada del amor como puente entre todo lo sintiente, en unión a todo lo creado.
Manifiesto la necesidad imperiosa de despertar al humano creativo para poder darle una oportunidad al telar de nuestra especie.
Manifiesto una oración a las almas en evolución, a la verdad y a la luz que es en cada uno.

SOBRE MI

contacto

Andrea Gutiérrez

Almadumbre