Menu

Resilientes

Resilientes

La no búsqueda de resultados nos convierte en la posibilidad de viajar hacia la libertad y, poder observar más allá de los ojos físicos, con la mente clara, el corazón abierto, el cuerpo dispuesto y el alma despojada, hace de la pintura un baile en el paraíso.

Volando vengo

Serie Resilientes

Serie Resilientes | Acrílico sobre tela | 160x180cm

La Existencia

Serie Resilientes

Serie Resilientes | Óleo sobre tela | 200x200cm

La consciencia y el instinto

Serie Resilientes

Serie Resilientes | Técnica mixta | 200x180cm

Abrazando mi lado acuático

Serie Resilientes

Serie Resilientes | Acrílico sobre tela | 200x200cm

En el camino de la luz, con conciencia de la sombra

Serie Resilientes

Serie Resilientes | Acrílico sobre tela | 200x200cm

La muerte le siente bien

Serie Resilientes

Serie Resilientes | Acrílico sobre tela | 200x200cm

Suprasensible

Serie Resilientes

Serie Resilientes | Acrílico sobre tela | 180x180cm

La compasión

Serie Resilientes

Serie Resilientes | Acrílico sobre tela | 200x200cm

Matsyendra

Serie Resilientes

Serie Resilientes | Óleo sobre tela | 130x180cm

El don del Águila

Serie Resilientes

Serie Resilientes | Acrílico sobre tela | 200x200cm

Pakal

Serie Resilientes

Serie Resilientes | Acrílico sobre tela | 130x170cm

Lo sutil y lo animal

Serie Resilientes

Serie Resilientes | Acrílico sobre tela | 300x200cm

La divina proporción femenina

Serie Resilientes

Serie Resilientes | Acrílico sobre tela | 200x300cm

Buda yoga

Serie Resilientes

Serie Resilientes | Acrílico sobre tela | 200x200cm

Kwan yin

Serie Resilientes

Serie Resilientes | Acrílico sobre tela | 200x200cm

Patanjali

Serie Resilientes

Serie Resilientes | Acrílico sobre tela | 200x200cm

La no búsqueda de resultados nos convierte en la posibilidad de viajar hacia la libertad, y poder observar más allá de los ojos físicos, con la mente clara, el corazón abierto, el cuerpo dispuesto y el alma despojada, hace de la pintura un baile en el paraíso.

En una caja dura vive mi cerebro con sus rutas y avenidas, sus envolturas, sus atmósferas y estratosferas, muy adentro la intuición, una proyección de cómo será mi microcosmos, como serán las estrellas fugaces, esas que se me pierden a cada instante cuando mi mirar está remontando algún cometa, y mi atención se cuelga en universos paralelos.

Tremendo espacio la eternidad para querer sujetarse. Nada es posible controlar, la síntesis se da cuando hay comprensión, nunca antes. La conciencia de la vulnerabilidad de la vida me desarma, la entrega sigue ascendiendo casilleros a falta de convicciones.

Redireccioné los motores, mis partes se encendieron y comenzaron su descenso, atravesaron profundidades desconocidas, el solo recuerdo me da vértigo. Cuando todo parecía oscuro, cuando los caminos desaparecían y mis confianzas y creencias enflaquecían, abandoné toda pretensión y me entregué a lo desconocido: mi alma.

Me observo en mutación constante,
Incapaz de guardar una forma por mucho tiempo
Me deshago de mis vueltas
Me desando de mis huellas
Desdigo mis palabras
Para encontrarme otra vez en la sala de espera...
A la espera de los nuevos horizontes...

contacto

Andrea Gutiérrez

Almadumbre